Grandes machadas del cine de acción: Los intocables de Eliott Ness.

Gran machada: “¿Es así como gritaba mi amigo?”.

1634 Racine.  Al Capone es juzgado por desfalco.

Tras pasar por mil penurias: ver morir a dos compañeros, viajar hasta Canadá para cabalgar con la policía montada, tragarse el orgullo y hacer caso con la mejor opción para encerrarlo, obligar a tu familia a que marche de casa por miedo, liarse a tiros en la escalinata de la estación de tren y convencer al contable del capó para que testifique contra él. En definitiva, que los intocables de Elliot Ness consiguiesen tener pruebas suficientes para detener al mafioso más importante de Chicago y Estados Unidos.
Nitti le dice a Elliot Ness que cuando fue a matar a Jim Malone, su amigo gritaba como un cerdo degollado. Eso hace que el hombre del tesoro lo mande al coche desde la azotea de los juzgados. La caída sobre el techo revienta los cristales del vehículo. Los transeúntes se agolpan alrededor del muerto.

Fueron uno por uno. Los hombres de Al Capone tenían la misión de acabar con la vida de Elliot Ness y compañía. El asesino del traje blanco se encargaba de Jim Malone, presentándose en su casa. Éste presiente que hay alguien dentro de casa, va con arma en mano, recorriendo habitación tras habitación, como el propietario de la vivienda que es, con rabia carismática y burla hasta caer en la trampa. Recibe los balazos en el pecho. Desangrarse por el pasillo hasta morir. Lleno de coraje.

Venganza, odio y rencillas personales. Ojo por ojo.

Elliot Ness ignoraba quien había sido el asesino de su amigo. Sólo podía hacer lo que podía hacer. Lograr el objetivo por el que habían peleado tanto. Así que en los juzgados, viendo como discurre el juicio contra Al Capone, observa quien hay en la sala. De repente, ve que alguien con mala pinta sale de allí. Levantado estereotipo del mafioso trajeado con sombrero de los años 20. En plena Ley Seca. Está abriendo la puerta para marcharse.
Comienza el fin de los fines. Otra escalinata. A tiro limpio. Les importa un comino que estén en un tribunal. Persecución. El policía contra el ladrón, como el perro y el gato, más bien el sabueso contra la rata. Siempre cobarde, escondido en la sombra; y el otro, el policía, Elliot Ness a pecho descubierto, menospreciando la propia vida.

Van picados. Primero, Frank Nitti tiene contra la pared al pies planos. Le calienta la boquita a Elliot Ness, revelándole que él fue quien asesinó a su compañero. Cambian las tornas. Sobreponerse. Consigue darle la vuelta a la tortilla. Elliot Ness lo tiene a su merced. A punta de caramelo, le mira desde arriba. Puede acabar con él. No puede controlarse, le revueleve y termina arrojándolo. Decide tomarse la justicia por la mano. Tiene la calle abajo, a sus pies.

Reventado sus sesos. Berrea, berrea. El director Brian De Palma vanagloria el gran momento. Ralentiza la caída. Postergando la conclusión. Elliot Ness no aparta la vista. Mantiene el tipo, contempla como el cuerpo se desploma, aguerrido en la pose épica. Victoriosa. El espectador respira aliviado. A todo cerdo le llega su San Martín. Ha cerrado el círculo, concluyendo todas las partes que había dejado abiertas. Atando cabos. Una mancha incrustada en alquitrán y cemento. Eso va a ser.

En el elenco hay grandes actores como Sean Connery, Andy García, Robert De Niro que imparten clases magistrales de interpretación. Manejan la situación a la perfección, ardores en el estómago, la mala follá de la escena… Por contra, Kevin Costner al que conceden la machada como marcan los cánones. Chilla desganado, contenido de espíritu -qué le han matado a su amigo- y venas vacías de sangre. Mientras el otro agita los brazos en el cielo, le suelta el recado para que lo pille al vuelo. Dándole la réplica, devolviéndosela y grabándosela a fuego para el más allá.

Acerca de JrdGarz

De todo un poco.
Esta entrada fue publicada en Grandes machadas y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s