Grandes machadas del cine de acción: Domino.

Gran machada: “¿Qué coño quieres?”.

Quiero pasarlo bien. Como quien echa una quiniela o se hurga la nariz en el coche. Lo mismito. Domino necesita trabajo, quizás muy en el fondo para darle sentido a su vida, y busca el enchufe para ser asesina a sueldo. Toda esta mierda porque se apunta a un clinic, paga las cuotas del seminario para ser una maldita cazarecompensas y los profesores intentan darse el piro. Esto es Estados Unidos.

En su primer día de curro, el día del estreno como cazarecompensas, Domino/Keira Knightley va con Ed Moseby y Choco a una casa del extrarradio. La misión es capturar a un tal Héctor. Alguien da el chivatazo. El notas sale por patas antes de que lleguen y pone sobre aviso a la peña que hay dentro de la casa. Gran cagada. “Aquella noche mi destino estaba en juego”. Tony Scott entre tanto montaje, etalonaje y monsergas da retórica filosófica a encañonarse en la boqui.

Patean la puerta. El factor sorpresa era la baza y los deja tirados. Nada más entrar les esperan en el salón con pistolas, rifles y otros en los morros. Igual que la recepción con canapés en una embajada. Sudamericanos (chicanos, puertorriqueños o de por ahí) chillando, apuntando, salpicando saliva en las caras… un asco putrefacto.

Habitación en tensión. Uno de gatillo fácil y se lía la mundial. Ni uno vivo. Sangre por las paredes. El jodido infierno. La policía tendría meses de trabajo.

Acción contra machada. El movimiento del actor frente al diálogo. La pistola apunta a la frente de Domino. Ésta no tiene otra cosa que coger un cigarrillo (o peta) del cenicero, darle una calada, acercarse al cañón del arma y echarle el humo. Sugerente sin tapujos. No hace falta que te hagan un croquis. El tío (120 kilos mínimo) ni corto ni perezoso ve las intenciones o malpiensa ésta quiere algo. La machada, chascarrillo típico como una exclamación, se deja caer por si acaso quiere una bala o prefiere que le ponga otra cosa en la boca.

En ese punto, la veda queda abierta entre ella “A veces una tía tiene que ser un poco guarra para evitar en marrón” y él “Paso de ti y de los putos polis, zorra”.

Un toma y daca de réplicas, que rozan el esperpento y la vacilada “Un baile erótico”, “Si quisiera un baile erótico iría a un club de striptease”, “Venga, tú y yo. Lo estás deseando”, “No me digas. Quítate la ropa, puta” y zanjar el asunto con el clímax “Siéntate”.

Sólo nos queda comprobar si cumple su palabra, haciendo el bailecito en ropa interior y ver la cara que ponen los matones.  Tú también.

Acerca de JrdGarz

De todo un poco.
Esta entrada fue publicada en Grandes machadas y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s