Grandes machadas del cine de acción: Matrix.

Gran machada: “Ya sé Kung-Fu”.

¡Ooommm!, ¡aauuummmm!.

Keanu Reeves es la repera; así se lo cree él, su alter ego Neo y la madre que parió a los dos. ¡Jadeando que es un gerundio!. Le insuflan la aguja padre en la nuca, entra en estado catatónico, cara patata, el aire vuelve a respirar en sus pulmones, Neo reacciona y a duras penas consigue pronunciar la frase de cuatro palabras.

La gran machada “ya sé Kung-fu” es la versión ciberpunk del spot ‘Be water my friend’ de Bruce Lee, es un nuevo libro del estilo de decoración Feng shui, es el prólogo del manifiesto del Dalai Lama, es el mantra secreto de los Hermanos Wachowski, es el mensaje de una galleta de la suerte, es la nueva oleada hippie de la meditación, es la monserga alucinógena “dar cera, pulir cera” de Miyagi o “ponte y quítate la chaqueta” de Jackie Chan, es la cultura taoísta del loco karateka: pegar primero y preguntar después… es una vacilada en toda regla.

“No pienses que lo eres, sabes que lo eres”.

¡Y a vivir la vida loca!. Conocimientos, sabiduría, tecnicismos a cascoporro, por doquier y a mansalva. Todo a la misma vez. Libre albedrío.

Yo también, y cualquiera, se toma la pastilla azul y el frasco entero. ¡Copón!, hasta la roja tragaderas abajo. Veo al conejo de Alicia en el País de las Maravillas a todas horas.

Ni Seguridad Social, ni drogas fuertes, ni la aspirina contra el dolor, ni el vasito de agua para que entre mejor… na’ de na’. Lo quiero todo. Si hay que tragarse una -¡genial!, no problem- las que hagan falta; pero después quiero mucho más, no quiero excusas ni remilgos ni puritanos a la vista. Si ofrecen libertad y poder, al carajo con todo. Quiero dos tazas, ¡qué cojones!, quiero veinte. Por pedir que no quede.

“Ya sé Kung-fu”; dice Neo recostado en el sillón. Un cigar le vendría ni que pintao’, si no se lo ha fumado ya. La tripulación flipando con la fórmula velocidad igual a espacio partido por tiempo, como si ellos no hubieran roto un plato en su vida.

¡Anda que no sería útil para el día a día!. Te chutan unos microchips en el cerebro vía eléctrica. En unos segundos, de mindunguis a dioses: temario oposiciones para notario, cultureta en un santiamén (cine, música, literatura, arte, ciencias, historia…), respuestas Trivial Pursuit, enciclopedias Larousse y Petete para ganar el premio grande de los concursos de televisión, aprender a navegar un trasatlántico, ser un chapuzas para no pagar ni una factura sangrante del fontanero, butanero, albañil, carpintero y al del taller.

Si sabemos que significa la palabra T – O – D – O, inmersos en Matrix, todo es todo. Lo inimaginable, aquello que has soñado y que no has alcanzado a soñar. ¿A quién le importaría el sentido de la vida?.

Neo prefiere el microchip, adoctrinado por Morfeo y compañía, en unos segundos aprende artes marciales para patear el culo del sensei con artes marciales.

“¡Demuéstramelo!”.

Acerca de JrdGarz

De todo un poco.
Esta entrada fue publicada en Grandes machadas y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s