Grandes machadas del cine de acción: Con Air (Convictos en el aire).

Gran machada: ‘¿Qué crees que voy hacer?. Salvar la puta situación’.

Los héroes de acción siempre están en el lugar equivocado y en el momento equivocado. Es la Ley de Murphy hecha a las grandes machadas. En esta ocasión, en esta película titulada ‘Con-Air’ es el turno de Nicholas Cage.

Mientras los presos intentan sacar de la arena, levantarlo y volver nuevamente a colocar el avión en la pista, lo que es sudar la gota gorda; nuestro héroe melenudo –nunca Nicholas Cage ha tenido tanto pelo- va a su puta bola.

Tan tranquilo paseando por el aeropuerto semiabandonado y cochambroso, como el tío todolopuede, conmigo solo me basto, con privilegios porque se ha ganado la simpatía del autodidacta Cyrus ‘Virus’ Grissom. En cambio de seguir el consejo de su amigo “…es hora de pelear, de follar o de pirarse”, el alma caritativa Cameron Poe va de camping gas a recoger las amapolas que flotan en el aire hasta llegar a un hangar.

Le importa un bledo que vayan a matar a su amigo diabético, Johnny ‘Johnny-23’ Baca (Danny Trejo) viole a la mujer carcelera, y esté a punto de liarse la de San Quintín entre los presos y las fuerzas especiales en el cementerio de coches improvisado; ya tendrá tiempo de subsanarlo más tarde. Recibe un golpe en la cocorota, que le deja k.o.,.

Galletas y galletones, por aquí; panes y repanes, por allá.

Tras resolver algunos problemillas, ocupándose de los compinches de Francisco Cindino que tratan abandonar a la panda de convictos, Cameron Poe (Nicholas Cage) mantiene una conversación con el policía judicial o U.S. Marshal Vince Larkin (John Cusack) sobre su mujer e hija, para que de esta manera afloren los sentimientos mezclados con los remordimientos, en esas desavenencias lógicas entre la ley y los presos.

Se despide de la cara de estreñido de Vince Larkin, que ha presenciado la paliza reparte mamporros como una groupie sofocada,  con la pregunta en boca del viento y el slogan del ejército americano del tío Sam familiar.

Quid pro quo. “¿Qué vas hacer por mí?”. Yo hago eso por ti, si tú nos ayudas a recuperar el avión. No compensa. No es lo mismo dar un mensaje que acabar con lo peor de lo peor de las prisiones de Estados Unidos.  Todo porque Vince Larkin le promete a Cameron Poe que le dirá el recadito a su mujer colibrí. Pues qué va a ser, solucionar vuestras cagadas y limpiaros las boñigas. Sacaros las castañas del fuego. Es Nicholas Cage. Es Cameron Poe. Es el héroe de la película. No. Es el Superman de ‘la puta situación’.

Acerca de JrdGarz

De todo un poco.
Esta entrada fue publicada en Grandes machadas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s