Grandes machadas del cine de acción: Armageddon.

Gran machada: “¡Ah!. Y otra cosa, eh… ninguno quiere volver a pagar impuestos. Jamás. Jhmm (onomatopeya)”.

¿Quién no querría no pagar impuestos de por vida?. El sueño de cualquier persona. ¡Yo lo paro!. ¡Ven a mí, pelotita!.

Los chicos de Harry llegan a la NASA. El jefe los pone al día con el meteorito que se dirige hacia la Tierra. Ninguno se echa atrás ni piensa. Ninguno de ellos piensa dejar colgada a Naciones Unidas ni a la Humanidad.

En esta vida, ficticia o real, nadie hace nada gratis. “No quiero ser el cerdo materialista del grupo; pero ¿nos pagarán peligrosidad?”. Ya puede estar el mundo patas arriba, con la soga al cuello y Satanás saliendo del Infierno; que pringarse o mojarse la punta de los pies por los compatriotas tiene un precio. Sea la última cena o un curso de prevención riesgos laborales.

Rockhound/Steve Buscemi le recuerda a Harry Stamper/Bruce Willis su condición para hacer tal viaje, para enrolarse en tal locura aventura.

En el gran país de los Estados Unidos no hay ni una cabeza pensante capaz de salvar el globo terráqueo ante el Armageddon. De todas las ideas que se les suponen a políticos, militares, científicos, catedráticos y asesores de las respectivas áreas; la única luz de esperanza que emiten viene de los perforadores de los pozos petrolíferos.  Enviar dos lanzaderas, combinando astronautas (alguien tiene que pilotar la nave) y los obreros. La magistral idea es aterrizar en la superficie del asteroide, hacer un agujero tan profundo, meter un explosivo hasta el fondo y que desde el centro reviente ¿la roca? en añicos.

El guión es J.J. Abrams y Michael Bay dirige “en manos de unos locos a quienes no daría ni una pistola de agua”. Menos mal que es una película, porque el destino del mundo en manos de estos dos y el desastre está asegurado. ¿No había otra solución a la crisis mundial?.

Las últimas voluntades sean héroes, mueran en el intento o manden al cuerno el planeta son minucias de ir por casa en batín como hacer desaparecer 56 multas en siete Estados (Oscar), la nacionalidad americana para dos amiguitas sin hacer preguntas (Noonan), que vuelvan las cintas de 8 pistas (Max),  cuatro semanas en clase emperador en el César Palace y decirles quién mató a Kennedy (Chick), dormir en la habitación Lincoln de la Casablanca durante el  verano (Oso)… y salta la liebre, el más inteligente, Rockhound pidiendo no pagar impuestos. El loco más incorrectamente humano.

Acerca de JrdGarz

De todo un poco.
Esta entrada fue publicada en Grandes machadas y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s