Grandes machadas del cine de acción: Le llaman Bodhi.

Gran machada: “De acuerdo, tío. De acuerdo. Estoy jodido. Me encerrarán en una prisión y Johnny Utah habrá ganado. ¿No?. Te felicito. ¡Es genial!. Vas a ser un héroe. Fíjate, Johnny. ¡Fíjate!. Es una oportunidad increíble y única en la vida. Déjame cabalgar una sola ola antes de ir contigo. ¡Vamos!. Sólo una. ¿A dónde quieres que vaya?. Hay rocas a ambos lados. No voy a ir remando a Nueva Zelanda. Toda mi vida he buscado este momento, Johnny. ¡Vamos compañero. Vamos”.

Tienen el último roce. Como colegas y compañeros de fatigas. Salpicando agua salada. Un puñetazo por aquí, una voltereta por allí. Empujones, choques, tirones y llaves maestras. Codazos y rotura de espinazos en una coreografía. Variedad en estrangulamientos, asfixia, ahogadillas como niños pequeños y la sorpresa final.

Del agua emerge la mano de Bodhi esposada al cuerpo de Johnny que es arrastrado por el ir y venir del oleaje. Le ha dejado con vida. Ha sido compasivo. Antes han tenido una charla de paja. Tú poli y yo delincuente en potencia. Viejos conocidos que se rencuentran. Exponiendo antecedentes, vidas paralelas, recuerdos del pasado, aquello que llegó a sus oídos, donde estuvo uno y donde estuvo el otro, que hicieron juntos y que hicieron por separado.

Siguiendo la pista del maleante por medio mundo. Gastando dinero público a manos llenas, y al final, podía plantar la hamaca a la espera de la llegada del Gran Temporal.

Atorrijados. Orgásmicos del surf, las olas y el mar. Esposado y los refuerzos llegando. Un vínculo especial con el gurú del surf. Ideología zen. Para rematar Keanu Reeves va de sobrado con él. No va a volver. Todo el rato haciendo el canelo con un “vaya con Dios”.

Debería ser más agradecido. Bodhi ha sido su mentor, quien le ha enseñado punto por punto las distintas modalidades, quien ha impartido lecciones en la práctica de los deportes de riesgo (y también en materia del camino de la vida), prestando equipo y de gratis. Ve con el cuento a Sierra Nevada o a cualquier sitio, que se ríen en tu cara.

Ola gigantesca. Rompiéndose sobre sí misma en el mar. La libertad del jinete. Nacer o morir. Excusas, pretextos, camaradería y enjabonar a quien te tiene cogido. Un poquitín más. Le pone vocecilla. Voz lastimera. Documental de La 2. Otra ola más y van unas cuantas. Pico de la ola. Te prometo que vuelvo. Me llevas a mi celda. Seré bueno. ¡Anda, déjame!. Cabalgada sobre la cima. Le suelta. Corre infeliz. Te tengo en el bote. Rómpete la crisma.

Acerca de JrdGarz

De todo un poco.
Esta entrada fue publicada en Grandes machadas y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s