Grandes machadas del cine de acción. Paul Blart: Superpoli de centro comercial.

Gran machada: “Oye, tú. ¡Scooby-bombona!”.

Es el yippie-kai-yay de ‘Paul Blart: Superpoli de centro comercial’. De Bruce Willis a Kevin James. El grito de guerra del hombre corriente, del que no está preparado para situaciones límite y del que tiene que lidiar con multitud de problemas. En este caso, algunas vidas (futurible novia, amigos y familiares) en un centro comercial. No es porque este en el lugar y el momento equivocados.

Es el segurata. ¿Está dentro de sus funciones?. ¿El contrato lo exige, viene explícito y detallado en él?. ¿Debería dejárselo a gente más preparada?. ¡Qué nos importa!. ¡Pongámonos en sus manos!. Los malos trapos son para tomárnoslos muy en serio.

Un tipo que su mayor preocupación es fichar la hora de entrada y la hora de salida, echar un vistazo por las tiendas, cachear a las marujonas sin sobrepasarse y controlar a los gamberros. Le viene grande cualquier historia alejada de la rutina, que no sabe como reaccionar y ser el jefe del cotarro.

Cuando tiene que desfogarse, sentirse liberado y expresar tanta adrenalina acumulada; le entra el bajón, mete la pata como el que más y no encuentra las palabras para hacerse valer y demostrar quien manda en el reino de los mediocres.

Cualquiera sabe que diría, si iba a decir bombón o bomba. Suelta lo primero que le pasa por la cabeza. Se enreda. Se traba la lengua e iba a inventarse un trabalenguas. Mezcla conceptos. Hasta que mana “scooby-bombona”. Puede que se sienta solo en su vida de perros y necesite un grupo de amigos como la patrulla del misterio de Scooby-Doo o el esbirro le recuerde a Shaggy.

Scooby-Doo, ¡¿dónde puse el cerebro!?: su hija verá los dibujos animados, tal vez se esté perdiendo la serie y por estar ahí se la esté perdiendo o y no se lo esté grabando. O tal vez haya olvidado comprar la bombona o recuerde que se ha dado una ducha con agua fría y deba encargar una al butanero.

Haya transformado una misión a vida o muerte, chapucera, de poca monta que no es ‘Jungla de Cristal’ ni John McClane y más bien la película parezca más un capítulo del chucho, que una parodia de las películas de acción con un héroe que es lo contrario a un héroe, a los cánones del héroe (tímido, con sobrepeso, patético y humano).

Acerca de JrdGarz

De todo un poco.
Esta entrada fue publicada en Grandes machadas y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s