Grandes machadas del cine de acción: Braveheart.

Gran machada: “Hijos de Escocia, soy William Wallace.

Eso dicen y mata a hombres a cientos. Y si estuviera aquí acabaría con los ingleses, echando fuego por los ojos y también rayos por el culo.

Yo soy William Wallace y estoy viendo a todo un ejército de paisanos míos. Aquí. Desafiando a la tiranía. Habéis venido a luchar como hombres libres y hombres libres sois. ¿Qué haríais sin libertad?. ¿Lucharéis?.

Luchad y puede que muráis. Huid y viviréis. Un tiempo al menos. Y al morir en vuestro lecho dentro de muchos años no estaréis dispuestos a cambiar. Todos los días de hoy hasta entonces por una oportunidad. ¡Sólo una oportunidad!, de volver aquí a matar a nuestros enemigos. Puede que nos quiten la vida; pero jamás nos quitarán la ¡libertad!”.

¿Cabía alguna duda?. Será una de las escenas más parodiadas de la historia del cine.

Caballito para arriba, caballito para abajo. Caballito para abajo, caballito para arriba. De un lado hacia otro lado. Ahora va. Ahora viene.  En toda la parrafada de William Wallace (Mel Gibson), mi inquietud y mi preocupación es el sufrimiento que debe padecer el equino, al ser espoleado, aguantando los estribos firmes y virando un par de veces sobre sí mismo.

 “Alba Gu Bra. Alba Gu Bràth”. Tema zanjado. Contrato hecho. Clamando al cielo, a los dioses y al orgullo escocés. Patadita en la boca de los nobles, los políticos y a la burocracia. Éstos no han cambiado un ápice en cientos de años. “Yo no rindo pleitesía a Escocia. Y si este es vuestro ejército, ¿por qué está huyendo?”. La lucha por los ideales. La otra eterna lucha entre el poderoso y el humilde. Todos a una.

La gran machada es golpe tras golpe. Un intercambio de frases, de diálogos, de afirmaciones “Hijos de Escocia, soy William Wallace”, de réplicas por los súbditos de los nobles para hundir la moral y contrarréplicas que suenan entre risas, jolgorios y “Noooooo” y “No, huiremos y viviremos” .

A lo lejos, al fondo, el ejército inglés ya organizado y asentado en sus posiciones, espera que los catetos de los escoceses se pongan de acuerdo en tomar una decisión. Haciendo ganchillo. Tomando el té con pastas de las cinco de la tarde. Combatir, rendirse o pirárselas de allí. Neoliberales contra comunistas. Lo importante son las palabras de la gran machada para realzar al taponcillo del líder de la rebelión, que como es Mel Gibson (un héroe de acción) convencería a las ratas, a los muertos y al espectador para hacernos creer que es más escocés que Cináed mac Ailpín.

Acerca de JrdGarz

De todo un poco.
Esta entrada fue publicada en Grandes machadas y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s