Grandes machadas del cine de acción: Dueños de la calle.

Gran machada: “Konnichiwa. Konnichiwa. Konnichiwa significa qué pasa. Así que, ¿qué coño pasa?. Eh, ¿una calada?. Es casi transparente de lo puro que es. unas caladas y follaréis como locos. Supongo que os gusta follar, ¿no?”.

La conversación transcurre con fluidez. Nada más bajarse del buga, Tom Ludlow le espeta el rollo interracial a dos asiáticos que están en el aparcamiento. Vestido con unas pintas entre hortera y proxeneta. Vacilando, como a un chulaco que le trae al fresco morir más pronto que tarde, a unos tipos que no conoce de nada.

Va a saco. Ofendiendo. Cachondeándose, burlándose con el  manual tópicos racistas aprendido de carrerilla. Yendo de cutre. Metiendo la pata hasta el fondo. Presentación de una ametralladora a los clientes: “Estuvo en Corea. A lo mejor hasta acribilló a uno de tus abuelos, mientras atacaba el frente de Inch’on”.  Sean chinos, sean vietnamitas, japos o aunque sean coreanos; se ha ganado una buena tunda. Uno de ellos, entra al trapo “¿qué coño quieres decir, chico blanco?”, responde a las provocaciones explicando las diferencias entre coreanos y japoneses.  El trapicheo se va por la borda. Le roban el cargamento y el coche. Tirado como una colilla.

La historia sale de madre. Muy preparado, muy forzado. Aquí, está pasando algo y no nos lo han contado. ¿Está loco, tiene ganas de gresca o se aburre en demasía?. Tom Ludlow nos deja en el aire “Y yo que sé, si ni tú lo sabes. Pues que tienes ojos de apóstrofe, vistes como un blanco y hablas como un negro con un coche de judío. ¿Cómo voy a saber que tipo de comeperros amarillo, si ni tú lo sabes?”,  antes de ser castigado.

Hace una llamada desde una cabina telefónica, ya deducimos que Tom Ludlow es policía. (También ayuda el título y leyendo la sinopsis. Algo básico). Visita a los chinorris coreanos en su dulce morada y se lía tiros.

El despertador suena. Le cuesta ponerse en marcha. Prepara y carga el arma reglamentaria. En el cuarto de baño, escudriña los pensamientos mirándose en el espejo. Echa bilis al wáter. Limpia el cañón de la pistola.

Acerca de JrdGarz

De todo un poco.
Esta entrada fue publicada en Grandes machadas y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s