Grandes machadas del cine de acción: El retorno del rey.

Gran machada: “Yo no soy un hombre”.

Istar o maia, balrogs, Hombres del Oeste (Gondor y Rohan), ents, hobbits, elfos, trolls, orcos y uruk-hai, Nazgûl, montaraces, olifantes, Gollum, crebain, wargos…

Razas, criaturas y monstruos que pertenecen a la Tierra Media. Hay muy pocas mujeres. Galadriel, Arwen, Eowyn, enanas barbudas y cuatro espurreadas por ahí. Poco más. Las féminas no se prodigan mucho por el mundo. Será cosa de Sauron, el matamujeres. Si la Tierra Media fuera una discoteca, vulgarmente sería llamada Bosque de nabos.

“No deberías animarle”. “No dudo de su corazón, sino de su largo brazo”, Éomer se burla de las pretensiones de Merry, “¿Por qué Merry iba a apartarse?. Tiene las mismas ganas de pelear que tú. ¿Por qué no ha de luchar por los que quiere?”, cuando Éowyn y el hobbit salen de la tienda para afilar la espada. Reprochándole a su hermana que no debería instigarlo; exponiendo la cruda realidad y el rol de las mujeres en los malos tiempos “Sabes tan poco de la guerra como ese hobbit. Cuando el terror le atenace, y la sangre, los gritos y el horror de la batalla lo sobrecojan, ¿crees que estará dispuesto a luchar?. Huirá y hará bien en huir. La guerra es feudo de los hombres, Éowyn”.  

El rey Théoden incluso quiere que su sobrina regrese a Edoras, dorándole la píldora con honores y cargos públicos. Marcando el camino que debe tomar lejos de la batalla, porque como mujer tiene otras funciones arraigadas como cuidadora del pueblo.

Una oda feminista. Éowyn se rebela a esa cerrada mentalidad de capa y espada. De salvajes y guerreros. Fuera del hogar, en un lugar que según los estereotipos no le corresponde. En ese punto, encuentra paralelismos con el mediano Merry, que por constitución física es rechazado para empuñar un arma.

Ocultos bajo las armaduras, cabalgan para enfrentarse al mal. Encuentran el motivo que les da fuerza y coraje, para reafirmar sus pretensiones.

Alentándose el ánimo: “sé que es tarde para echarse atrás. Sé que no hay motivo para la esperanza. Si fuera caballero de Rohan, capaz de grandes hazañas; pero no lo soy. Soy un hobbit. Sé que no salvaré la Tierra Media. Sólo quiero ayudar a mis amigos. A Frodo. A Sam. A Pippin. Más que nada desearé volverlos a ver”. 

Ha esquivado las mordeduras del monstruo alado y le corta la cabeza con dos espadazos. Ahora debe enfrentarse al Señor de los Jinetes Negros, al que únicamente puede afrontar, esquivando y recibiendo golpes en el escudo. Está perdida. Sola.

“Tú, necio. Ningún hombre puede matarme. ¡Muere ahora!”. Son las palabras que le dedica el Rey Brujo (Nazgûl) antes de matar a Éowyn. Meriadoc Brandigamo la ayuda oportunamente, al clavarle una daga por detrás. Haciéndole hincar la rodilla en la tierra y ofreciéndole la cabeza casco a la altura de la noble de Rohan. Ella se quita el yelmo para estar más cómoda. La música se hace silencio.

Éowyn grita para sacar fuerzas y brindar la muerte.

Acerca de JrdGarz

De todo un poco.
Esta entrada fue publicada en Grandes machadas y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s