Grandes machadas del cine de acción: Jack Reacher.

Gran machada: “¿Crees que soy un héroe?. No. Para nada. Soy un nómada sin nada que perder. Tú mataste a esa chica para tenderme una trampa. Pienso… matarte a hostias y beberme tu sangre en una bota. Te diré como va a ir esto. Tú me vas a dar la dirección y yo llegaré cuando me dé la puta gana. Y si ella no coge el teléfono cuando llame a este número, si intuyo que le has tocado un pelo, me esfumaré, y si eres listo, te asustarás, porque estaré en tu ángulo muerto. Y no tengo nada mejor que hacer”.

 

Tienen que conocer a Jack Reacher. Tan chulo que caga petróleo. Héroes de acción vacilones, fanfarrones, sarcásticos y graciosillos ha habido siempre. Éste aparece y desaparece de la nada, que está de paso allá donde va, y deja huella a quien le echa el ojo. Viste una única camisa blanca. La lava a mano. Imperdible. Durante el día, desprenderá un sudor…

A las féminas Reachbers sólo les falta desmayarse a su paso como locas quinceañeras.

Llamada telefónica de Tom ‘Gila’ Cruise. Abogada secuestrada. Al otro del teléfono, el francotirador. Reacher le explica lo que le hará hacer para después caer en su trampa. Prosigue desvelando con sorpresa que tiene su cara, sus huellas e imágenes, ADN, documentación y plan de comidas. Da igual lo que tenga pensado, Reacher lo va a joder pero bien. Así que le regala a la abogada. Toda para ellos. Con lazo. A cuadros.

Descuelga el auricular. Y a llamar. Amenaza de muerte. El asesino malote se encebolla, se mosquea y va a decirle el primer insulto. Reacher cuelga. Plac. Descuelga de nuevo. Marca el número. Le aplasta el discurso en la cara, frotándolo con ganas. Masca la tensión. Ríos de caquita.

Jack Reacher/Tom Cruise le cuenta quien es (un vagabundo borracho de sangre), que va hacerle toque o no toque a su amiga Helen, y las instrucciones a seguir porque ya puede ir escribiendo su testamento. ¡¿Chantajes a él?!.

El otro le pregunta si tiene un boli. Llegados a este punto, que si no lo tuviera, el mismo se llegaba a dárselo, regresaba donde estaba y le decía el lugar exacto donde está la chica.

“No lo necesito”. Abreviando.

En el reencuentro de los dos tipos, Jack Reacher/Tom Cruise emerge por el citado ángulo muerto. La bota de vino. Perdón, la bota de sangre la tendrá guardada para festejar al finalizar la carnicería.

Desarmado. Chorreando en el desamparo. A tiro. Una bala y a por el siguiente. Al duro, al más malo de los subordinados del jefe The Zec. Tira el arma al suelo. ¡Hostias!. Carne con carne. Pechito con pechito. Sonido hueco.

Primeramente, cercenar huesos. Reventar y machacar. No hay compasión. Misericordia tampoco. Suplicio. Cinco lobitos berreaban como un cochino.

Acerca de JrdGarz

De todo un poco.
Esta entrada fue publicada en Grandes machadas y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s