Grandes machadas del cine de acción: La jungla 4.0.

Gran machada: “O me dices lo que quiero saber o te inflo a hostias en tu propia casa”.

 No está para estos trotes, ya no es él contra el mundo: John McClane no camina solo.

Si en la anterior entrega iba acompañado por el buen vecino afroamericano Zeus; en esta ocasión lleva pegado al perrito faldero del enclenque nerd informático Matt Farrell.

Bruce Willis (no hace falta que diga quien es) y Justin Long (Matt Farrell) llaman a la puerta de la casa de Kevin Smith (¿Freddy?), un friki conocido con el sobrenombre de ‘El Brujo’ que vive en el sótano de su abuela o de su madre o de su tía Encarnita, ¿le interesa a alguien?,  como una panda de colegas que han quedado para jugar una partida de rol o ver una porno. El aterrizaje a la casa de Freddy es un paréntesis, es una isla paradisiaca, es la última fortaleza de la resistencia del mundo tecnológico Caos Total.

El poli McClane y el elefante Freddy no casan. No hay feeling. Pertenecen a mundos opuestos. No empiezan con buen pie. Queda claro, ¿no?. Mientras John McClane se ha quemado los cuatro pelos de la calva como es costumbre en su día a día, Kevin Smith está calentito con el pan bajo la manta. Uno patea las calles a diario y el otro no saldrá de casa ni para asomarse fuera a ver el tiempo que hace. El poli utiliza el humor ácido quemado por los sinsabores de la existencia y el vaciletas regordete responde con gracias referenciales para fans.

Los dos se pican, ajos comen, reportan la discusión a la bobería moñas. Kevin Smith llama Centro de mando a su escondite para niños de 10 años y Bruce Willis se descojona en su cara porque están en un sótano de toda la vida. Un puto sótano.  Un sótano american-style.

El demonio viejo de John McClane ve como el barbas intenta subirse a la parra, echándolos a patadas de la casa que su vieja pagará la hipoteca; así que desempolva el nombre de Thomas Gabriel.  Iracundo, contradice a John, que no hace falta mucho para que se le inflen las pelotas en la choza de Freddy y la mujer que vive arriba.

Le intimida físicamente. Él no tiene ni media guanta’ y John está cuadrado. Las apariencias hablan silenciosas. Revive los amargos recuerdos del instituto.

Acerca de JrdGarz

De todo un poco.
Esta entrada fue publicada en Grandes machadas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s