Grandes machadas del western. El tren de las 3:10.

Gran machada: “Fiu, fiu (silbido)”.

Que si sube al tren, que si no. Que si prepara su fuga, que si le da las pistolas al guarda, que si entra por su cuenta en la jaula, que si sale por su propio pie. Que si lo hace el padre, que si lo hace el hijo, que si lo hace porque quiere. Que si mata a sus hombres por venganza al arrebatarle la vida a su captor y amigo… así se pasan toda la película el forajido (Russell Crowe), el padre (Christian Bale) y el hijo de éste (Logan Lerman).

Idas y vueltas de indecisiones. El aquí te pillo, aquí te mato. Ahora voy, te traigo, ahora estoy y  te recojo. Vienen y van. Para que al final por hacer ver que el padre Dan Evans e hijo Williams Evans sean vistos como héroes, se monta en el ferrocarril que le llevaba a la prisión de Yuma. El forajido Ben “Mano de Dios” Wade silba a su caballo para escaparse o fugarse, según se considere o dependiendo de las apreciaciones, a lo largo del trayecto.

Como los grandes jinetes tiene a su entera disposición -vinculados a ellos, atados a ellos en una casi relación fraternal- un caballo que quiere ayudar al amo que le monta, al propietario que está en peligro, que le necesita y requiere de sus servicios: el Llanero Solitario y Silver, Lucky Luke y Jolly Jumper,  el Cid Campeador y Babieca, Don Quijote de la Mancha y Rocinante, Michael Knight y Kitt.

A pesar de los cuatro balazos del esbirro de Wade al padre. Uno por la espalda. Agonizando. Y el proscrito que sale de la cárcel portátil como Pepito por su casa. No habían echado la llave.  “Para ser un ranchero cojo, es un cabrón difícil de tumbar”. Apóstrofe final para que le queme más por dentro al jefe, que ha convivido durante tanto tiempo con el recién matado. Haber intimado sin ‘Brokeback Mountain’. Cinco disparos. Uno más de obsequio. Caen cuatro y el bastardo cabrón todavía sigue tieso. No vale derrumbarse. Dos guiños. Le da tiempo para sujetarlo de la chaqueta y lo remata con un último tiro en el pecho. Otra vez para adentro.

El tren se pone en marcha. Alejándose en el horizonte, con el hijo de Dan Evans/Christian Bale contemplando la postal del atardecer, con el papaíto moribundo a sus pies.

¿Llama al taxi?. ¿Llama al camarero para pagar la cuenta?. Un simple sonido. Chiflando al viento. Un servicio público como otro cualquiera. Más chulo que un ocho. Ni inmutarse ni parpadear. El caballo sale raudo y veloz en su búsqueda. Un delincuente más en la calle.

Acerca de JrdGarz

De todo un poco.
Esta entrada fue publicada en Grandes machadas y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s