Grandes machadas del cine de acción: El último desafío.

Gran machada: “Bienvenidos a Summerton”.

Arnold Schwarzenegger hace de anfitrión del pueblo a falta de alcalde, que cerraría el paso a los malhechores a base de impuestos, especulación de terrenos y robar en las arcas públicas.
Así que se enfunda el uniforme de sheriff. Para eso fue gobernador de California y la megaestrella de la película.

Las frases de remache son saludos. Puntilla, machada y muerte. Va recibiendo a la gente que llega a la localidad ‘ha llegado a su localidad el camión del tapicero’. Va presentándose progresivamente, de secuaces a jefe final. A cada uno le dedica una machada según van asomando la nariz.
Pasar de unos días libres a un día tranquilo, hay un mundo.

Arnie no se anda con chiquitas, para que nos vayamos haciendo una idea con lo vendrá más adelante “Dame este maldito cacharro y déjame probar antes que cambie de idea y te ponga una denuncia”. Encañando y disparando. Pitracos por el aire.

Han tumbado al gordo y tienen acorralada en la azotea a la chica. Gira la esquina el autobús escolar. Embiste la barrera de coches. Traga balas. Cristales hechos pedazos. Hace un trompo en la calle principal del pueblo. Choca con el bordillo de la acera. A dos ruedas se levanta. La puerta trasera se abre y aparecen el tonto el pueblo disfrazado de una especie de guerrero medieval y el sheriff. Asoma la ametralladora de la Segunda Guerra Mundial. Van matando enemigos, reventando coches, agujereando edificios y salpicando sangre como polvo para esnifar. Peta la ansiada gran machada “Bienvenidos a Summerton”. Espectacularidad rimbombante.

Uno contra uno. Flojita y sin altura. Tiene al mano derecha atosigado, soltando plomos contra el vehículo donde se cubre. Cambian de posición. Intercambian vehículos. Uno va hacia el otro, y el otro hace lo propio. Le revienta la oreja desde el suelo con Juanita, debajo del autobús. Zumbando los oídos. No percibe nada. Cuando quiere darse cuenta, ve a Arnie apuntándole entre ceja y ceja. Le pregunta quién es y responde lo obvio “Soy el sheriff”. ¡Kabum!.

Cruzando el puente. Salta la sorpresa. Ahí está Arnold esperando a Eduardo Noriega en la frontera. Joven contra viejo. Se ponen al día a ver quién jode más a quien. Las típicas diferencias generacionales. “Estás acabado abuelito” lleva la réplica “Estoy comenzando, nieto”. Juego de antónimos.

Acerca de JrdGarz

De todo un poco.
Esta entrada fue publicada en Grandes machadas y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s